Y al final, no pudo Salir: Miércoles Santo 2011

Al final fueron las inclemencias meteorológicas y no el fútbol las que terminaron alterando el Miércoles Santo en Melilla, puesto que los portadores y los melillenses arroparon a la Cofradía de ‘El Pueblo’.

La Cofradía del Nazareno no salió ayer a la calle, por la lluvia que caía sobre la ciudad a la hora de iniciar su estación de penitencia pero también por las previsiones climatológicas que, aunque finalmente fallaron, vaticinaban más lluvia en las horas subsiguientes.
Marcelo Nogales, hermano mayor de la histórica Cofradía de Melilla la Vieja, compensaba su desolación con el notorio respaldo que cientos de melillenses quisieron brindar ayer a la imagen del Nazareno y María Santísima de los Dolores, la hermosa Virgen de las Lágrimas. Y es que fueron muchos los que, sin reparar en la llovizna (especie de chiribiri que sobre las nueve y media de la noche se hizo más intenso), acudieron a la Plaza de Toros para arropar a la hermandad de ‘El Pueblo’, que con dignidad, entereza y sentido cristiano de la Semana Santa realizó a su manera su estación de penitencia.

Procesión intramuros

En los Pasillos de la Plaza de Toros, los tronos anduvieron, se balancearon, se mecieron a los sones dulces de la Banda de Música, que entonó las más hermosas marchas para la más peculiar de las procesiones.
Las manolas ocuparon su lugar, los gastadores de La Legión se pusieron firmes contra los muros de la Mezquita del Toreo, y el Nazareno, en un pequeño trono, hizo su pequeña procesión, entre aplausos, vivas, saetas y emoción de un público entusiasmado con el singular momento que anoche engrandeció nuestra Semana Santa.
La Virgen de las Lágrimas, con toda su candelería encendida, hizo otro tanto de lo mismo. Se le cantó la Salve, se rezó junto a los dos titulares de la Cofradía más antigua de Melilla, que precisamente este año cierra los actos conmemorativos del 350 aniversario de su fundación.
La de ayer fue, sin ningún género de dudas, una procesión atípica que no por ello dejó de ser una estación de penitencia menos intensa, más válida, más emotiva y sentida por costaleros, nazarenos, cofrades y cientos de melillenses que se sumaron a tan especial momento.
Una vez más, se escribió gracias a la Cofradía más antigua una página única de nuestra Semana Santa, tal cual sucedió hace tres años cuando la misma hermandad, para contrarrestar la falta de portadores, introdujo el paso sevillano que permite rebajar a la mitad el número de hombres necesarios para sacar algunos de sus tronos.

Cuadrilla

La cuadrilla de costaleros de la Dolorosa de Melilla la Vieja no pudo contener su emoción, aceptó desde un principio la decisión de la Junta de Gobierno y participó de la peculiar procesión intramuros por los pasillos de la Plaza de Toros, donde la Cofradía, a falta de una Casa de Hermandad, arregla sus tronos y pasos procesionales de Semana Santa.
Francisco Nogales y Álvaro Guzmán, capataz y jefe de cuadrilla del trono de la Virgen de Alhucemas o de las Lágrimas, agradecían al público de Melilla, como Marcelo Nogales, el apoyo que ayer sintieron y que les permitió vivir de otro modo la estación de penitencia de nuestro Miércoles Santo.
El Fútbol, al final, no pudo con el Nazareno. Pudo el mal tiempo que hoy amenaza también con estropear nuestras procesiones. Esperemos que al final no sea así y tengamos un pletórico Jueves Santo. En la página 24 de esta misma edición encontrarán todos los detalles de las tres procesiones y cinco pasos que hoy salen en estación de penitencia y que, gracias al Cristo Cautivo, también permiten la liberación de un preso del Centro Penitenciario de Melilla.

A destacar

Procesión singular
La Cofradía del Nazareno volvió a escribir ayer otro momento glorioso de nuestra Semana Santa con su singular estación de penitencia por los pasillos de la Plaza de Toros
Público numeroso
Fueron cientos los melillenses a los que no arredró la lluvia ni tampoco secuestró el fútbol, y que optaron por acudir a arropar a la Hermandad de Melilla la Vieja
Emocionante
Los momentos emotivos se fueron sucediendo uno tras otros, en una estación de penitencia singular en la que no faltaron aplausos, saetas, el canto de la Salve a la Virgen de las Lágrimas ni los ¡Vivas! al Nazareno
Manolas
Numerosas manolas acompañaron a los pasos en su particular procesión intramuros. Los gastadores de La Legión, firmes, también participaron de tan emotivos momentos
tro Padre Jesús Nazareno y María Santísima de los Dolores

Foto: Jose Linares

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s