La imagen del Humillado recorrió sereno las calles Melillenses, Martes Santo 2012

Francisca Muñoz, pregonera de la Semana Santa de 2011, fue la encargada de leer la oración de desagravio ante la imagen de Jesús Humillado · La Cofradía Castrense volverá a procesionar el Viernes Santo.

La oración de desagravio de Francisca Muñoz, pregonera de la Semana Santa melillense de 2011, abrió ayer por la tarde, como es tradicional, la procesión de El Humillado, la primera que saca la cofradía Castrense. Este año contó con la novedad de la banda de nueve jóvenes cofrades que han querido incorporarse a la procesión con el son de los tambores.
El tiempo acompañó  y los rayos de sol, que fueron protagonistas durante toda la jornada, aún asomaban cuando pasadas las 20:45 horas,  con algo más de quince minutos de retraso, por la puerta de la céntrica iglesia de la Castrense salía el trono con uno de sus santos titulares, Nuestro Padre Jesús Humillado. Por delante de él, los nazarenos de la cofradía acompañaban cómo es habitual el trono. La Banda Municipal entonó el himno nacional que rompió el silencio de la noche y las puertas de la iglesia se abrieron tras la llamada del hermano mayor.
El trono salió y los portadores lo giraron, guiados por el capataz, para ponerlo mirando cara a cara a la pregonera del desagravio. Muñoz dio las gracias a la Cofradía por elegirla para poner voz a la oración con la que pidió perdón ante la imagen de Cristo. En su intervención alabó “la compasión y amor inmenso” de Jesús y se ofreció a “curar sus heridas, enjuagar sus lágrimas y curar las heridas de la corona de espinas”. Y le pidió perdón, en su nombre y en el de todos, por la humillación que sufrió en el pasado y por la que sigue sufriendo cada día.
La pregonera finalizó su oración pidiendo ante la imagen del Humillado la bendición para la ciudad y para la cofradía, que cada Martes Santo le demuestra su adoración sacándolo en procesión por las calles de la ciudad.
Cientos de melillenses quisieron escuchar a Muñoz y acompañar al Humillado en su 23 salida procesional en la Semana Santa Melillense. Cuando la voz de la pregonera se apagó, los portadores alzaron de nuevo el trono, para girarlo y comenzar su procesión hacía la plaza Yamín Benarroch.
La imagen del Cristo, sentado, flagelado, coronado de espinas, con una caña en las manos y recreando la escena de la burla de los soldados tras la flagelación, emocionó a los melillenses , que como cada año lo acompañaron. La entrada a la carrera oficial, prevista para las 21:15, se retrasó un poco y el apoyo de los fieles en la Avenida Juan Carlos I fue menor que en el principio del recorrido, aunque también hubo decenas de devotos, a la espera de ver el paso desfilar, con sobriedad, por las principales calles del centro de la ciudad.


La Banda Municipal puso, un año más, las marchas de tambores y cornetas, que arroparon y guiaron el paso de los portadores, unos sesenta hombres de trono tapados con la tradicional túnica negra que mecieron el paso, logrando despertar los aplausos entre los devotos que admiraban la imagen.
El rostro de sufrimiento del Humillado logró emocionar a los devotos, que tras un año esperando, volvieron a disfrutar, igual que cada Martes Santo, de la procesión de la Castrense y de la solemnidad, que volvió a ser protagonista de la salida procesional de la hermandad.

 

Fotos: Javier Ramírez

Texto: El Faro

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s